20 de julio de 2009

Cuento o relato, novela y ciencia ficción...


*

*

*

*

*

Los personajes de los cuentos son producto de intuiciones líricas, los de las novelas, símbolos. El cuento está más cerca de una obra lírica, y la novela, se codea más con un ensayo o con un tratado de filosofía.


La diferencia entre un cuento y una novela reside en lo siguiente: un relato corto puede tratar de un crimen; una novela trata del criminal, y los hechos derivan de una estructura psicológica que, si el escritor conoce su oficio, habrá descrito previamente.


En el cuento, se conoce a los protagonistas por sus actos, en una novela sucede al revés: se describe a los personajes y después hacen algo muy personal, derivado de su naturaleza individual.


En los cuentos de ciencia ficción se describen hechos de ciencia ficción; en las novelas de este tema se describen mundos. Es nuestro mundo desfigurado por el esfuerzo mental del autor, nuestro mundo transformado en otro que no existe o que aún no existe. Este mundo debe diferenciarse del real al menos en un aspecto que debe ser suficiente para dar lugar a acontecimientos que no ocurren en nuestra sociedad o en cualquier otra sociedad del presente o del pasado. Una idea coherente debe fluir en está desfiguración; quiero decir, que la desfiguración ha de ser conceptual, no trivial o extravagante. Ésta es la esencia de la ciencia ficción, la desfiguración conceptual que, desde el interior de la sociedad, origina una nueva sociedad imaginada en la mente del autor, plasmada en letra impresa y capaz de actuar como un mazazo en la mente del lector, lo que llamamos el shock del no reconocimiento. Él sabe que la lectura no se refiere a su mundo real.


Es imposible separar la fantasía de la ciencia ficción. La fantasía trata de aquello que la opinión general considera imposible: la ciencia ficción trata de aquello que la opinión general considera posible bajo determinadas circunstancias. Esto es, en esencia, un juicio arriesgado, puesto que no es posible saber objetivamente lo que es posible y lo que no lo es, creencias subjetivas por parte del autor y del lector.

*

*

*

*

*



Philip K. Dick. Aquí yace Wub, México, Ediciones Roca, 1989, pp-403-405.

3 comentarios:

Doctor Gurma dijo...

Al leer tu segundo párrafo me acuerdo cuando a ilustre funcionaria de COnaculta del sexenio pasado le preguntaron la diferencia entre novela y cuento y dijo "Pues el número de páginas, ¿no?" jajajajaj Tan elemental como lo planteas y tan poco sabido por la gente... QUe lindo que nos compartes esta información

marichuy dijo...

Mi Mafis

Muy claro y al punto. Estos apuntes están muy bien para alguien como yo, que no tiene el menor conocimiento al respecto.

Gracias por compartirlos

Alma Rosa dijo...

Maaafffaalldaaaa... te ando leyendooooo hola :D